Recetas

Crema de espinacas sin lácteos

Esta receta de crema de espinacas sin lácteos es súper cremosa ¡es simplemente espectacular! Además de ser súper rápida y fácil de preparar, está llena de nutrientes de la bondadosa y versátil espinaca, color y sobre todo mucho sabor. Es perfecta para cuando no tienes ganas de comer ensalada fría y para acompañar tu plato principal… esta crema es reconfortante para las frías noches de invierno, de hecho la preparé la noche de Navidad para la cena familiar y a todos les encantó.

Esta receta de crema de espinacas sin lácteos es una excelente manera de incluir espinacas en nuestra dieta. Tiene un color espectacular y vibrante, también es muy ligera y deliciosa. Esta sopa es una excelente manera de incluir vegetales de hojas verdes en nuestra dieta. Excepto por el color verde, apenas y te podrías dar cuenta del sabor de la espinaca. Entonces, una persona a la que no le gustan las espinacas, te puedo asegurar que le va a encantar.

En esta crema sin lácteos no hay otras verduras como la papa o la calabaza (calabacín o zucchini), que generalmente se usa para darle cuerpo a la sopa. Solo hay 100% espinacas, además la tendrás lista en menos de 20 minutos (en realidad te tardas más en picar los ingredientes, pero para ello podemos ayudarnos de este picador de verduras que me parece una excelente herramienta en la cocina cuando hay que picar muchas cosas.

Por si te preguntas si esta crema de espinacas es saludable para ti…

Todas las verduras de hojas verdes están llenitas de fibra y por eso deberíamos de incluirlas en nuestra dieta diaria.

Esta sopa está cargada de hierro, fibra, grasas buenas y muchos otros nutrientes.  

Hay muchas personas a las que no les gusta el sabor de las espinacas a menos que estén preparadas de cierta forma, pues esta crema sin duda se va a convertir en tus favoritas.

La crema de espinacas es saludable y está llena de beneficios nutricionales. La espinaca no se cocina por mucho tiempo en esta receta, por lo que no pierde nada de nutrientes.

Otro ingrediente aquí son las nueces de la india (anacardos), puedes elegir la que ya viene tostada y con sal o la que es cruda y sin tostar, este será nuestro ingrediente estrella para darle la textura cremosa que queremos sin tener que recurrir a los lácteos.

Además de la nuez de la india que vamos a usar en esta receta, también le agregué una cucharadita de Alga Kelp en polvo porque me encanta la gran cantidad de nutrientes que aporta, es una gran fuente de proteína vegetal, de vitaminas, minerales, agua y fibra, estos nutrientes son fundamentales para preparar el organismo y nuestro sistema inmune. Además son fuente importante de potasio, magnesio, hierro y, sobre todo, de yodo y calcio. El yodo es un mineral súper importante para controlar el correcto funcionamiento de la glándula tiroidea.

El yodo también es bueno para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro, hidrata la piel y evita que salgan arrugas.

¿Puedo usar espinacas congeladas en lugar de espinacas frescas?

Para esta receta lo ideal es usar espinacas frescas y mejor si consigues la espinaca baby, pero también puedes usar la espinaca congelada en su lugar, solo te sugiero que primero la descongeles por completo y luego escurras y exprimas la mayor cantidad de líquido que puedan tener antes de agregarlas al sartén.

Comencemos con la preparación… ¿qué vamos a necesitar?

  • 1 cebolla grande picada en cubos
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 1 chile serrano rebanado (puedes usar la mitad si no comes mucho picante)
  • 1 taza de nuez de la india
  • 2 tomates
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 3 tazas de espinacas baby crudas y frescas
  • 1 cucharadita de Alga Kelp
  • 1 cucharadita de sal de mar
  • 1 cucharadita de pimienta blanca
  • Pepitas de calabaza para decorar al centro del plato
  • media taza de agua

Preparación

  • En un sartén anti adherente a fuego bajo agrega una cucharada de aceite de coco
  • Agrega la cebolla finamente picada
  • Agrega los dos dientes de ajo picados, mezcla bien
  • Incorpora el chile serrano rebanado, cocina por 1 minutos
  • Agrega la nuez de la india picada y revuelve bien
  • Agrega el tomate en cubos, mezcla bien
  • Cuando los ingredientes se vean bien cocidos, agrega la espinaca, revuelve bien y tapa el sartén, cocina por aproximadamente 5 minutos a fuego medio
  • Destapa y revisa que la espinaca haya reducido su tamaño, mezcla perfectamente y lleva a la licuadora
  • Agrega las especias y el agua y licúa hasta que todo quede bien incorporado, si deseas puedes agregar más agua para que quede menos espesa, incluso puedes sustituir el agua por caldo de vegetales.
  • Sirve en platos hondos, agrega al centro pepitas de calabaza y disfruta.

Si te gustó esta receta, no olvides comentarlo en esta publicación o en mis redes sociales debajo de la fotografía de esta deliciosa receta.

FACEBOOK

INSTAGRAM

YOUTUBE

Con cariño.

Glenda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.